Seminario web sobre Soluciones para la privación de libertad, protección integral y acceso a la justicia para todos los niños, niñas y adolescentes


El 12 de julio de 2021, casi 2 años después de la presentación del Estudio Global de las Naciones Unidas sobre Niños Privados de Libertad (GSCDL) en la Asamblea General de las Naciones Unidas, mientras el Foro Político de Alto Nivel estaba en curso en Nueva York, y en un contexto donde la pandemia COVID19 ha perturbado los sistemas de justicia y de protección infantil, ha obstaculizado el acceso a la justicia de los niños detenidos y ha exacerbado los riesgos para la salud de los niños privados de libertad, Defensa de Niñas y Niños Internacional y Human Rights Watch como copresidentes del Panel de ONG sobre niños privados de libertad , organizaron un seminario web sobre la promoción de alternativas a la privación de libertad, la protección integral y el acceso a la justicia para todos los niños. Los participantes tuvieron la oportunidad de escuchar a una variada lista de panelistas, que involucraron a profesionales, expertos, representantes gubernamentales, oficiales de la ONU, ONG y representantes de la juventud, un panel moderado por el Dr. Najat Maalla M’jid, Representante Especial del Secretario General de la ONU sobre la violencia contra los niños.


Su Excmo. Embajador Lansana Gberie reiteró el compromiso de Sierra Leona con promover la justicia infantil y reducir la tasa de detención y enjuiciamiento de niños en conflicto con la ley, y compartió las buenas prácticas e iniciativas que ya se están aplicando en el país para combatir la detención y la trata de niños Su Excmo. Embajador Lansana Gberie también enfatizó la necesidad de fortalecer las alternativas a la detención y las alternativas al sistema de justicia en general, especialmente en el contexto de la pandemia, así como la necesidad de alianzas de múltiples partes interesadas para lograr las metas de la Agenda 2030. Asimismo, la Dra. Najat Maalla M’jid, Representante Especial del Secretario General de la ONU sobre la Violencia contra los Niños, destacó la necesidad de reformular el papel de la justicia para y con los niños para asegurar que tenga un rol preventivo y proteja los derechos de todos los niños, a fin de evitar en primer lugar el contacto de los niños con el sistema judicial. De particular importancia fue la amplia inclusión de las voces y perspectivas de la juventud a través del panelista Mohamed Bangura, un representante de la juventud de Sierra Leona que afirmó que los esfuerzos para evitar que los niños entren en contacto con la ley comienzan con enfatizar los instrumentos legales a nuestra disposición, invirtiendo en recursos y capacitación para apoyar a los niños en su acceso a la justicia, y garantizar que la información para acceder a la justicia sea amigable para los niños, y accesible para los niños y sus padres.


Además, Alexandra Souza Martins, Representante de la UNODC en nombre del grupo de trabajo interinstitucional de la ONU para el Estudio Global de la ONU, compartió buenas prácticas para ayudar a los estados a llevar a cabo la liberación segura de niños detenidos de una manera inteligente y sostenible para su exitosa reintegración, y también para ampliar el uso y la aplicación de medidas alternativas a la detención, además de destacar la necesidad de promover esfuerzos coordinados para implementar las recomendaciones del Estudio Global. El evento también incluyó intervenciones de Benoit Van Keirsbilck, miembro de la Junta Asesora del Estudio Global de la ONU y miembro del Comité de los Derechos del Niño de la ONU, quien alentó a los estados a evaluar su propia legislación y prácticas y desarrollar planes de acción personalizados para terminar con la detención de niños, enfatizó la necesidad de financiamiento para apoyar programas que implementen alternativas efectivas a la detención, y fomentó la cooperación para garantizar que se formalice un mecanismo de seguimiento en la forma de una Resolución de la Asamblea General de la ONU que garantice la incorporación de las recomendaciones del Estudio Global de la ONU. El seminario web también contó con la intervención de Manaff Kemokai, Presidente de DNI y Director de DNI-Sierra Leona, quien reconoció los avances en Sierra Leona en el campo de los derechos del niño, y pidió un enfoque multidisciplinario basado en la necesidades y peculiaridades de los niños, así como un desarrollo de leyes integrales con procedimientos claros y fuertes instituciones de implementación que aseguren la distinción entre niños en conflicto con la ley y niños en contacto con la ley.

 Soluciones para la privación de libertad, protección integral y acceso a la justicia para todos los niños (EN)

 

Vea el evento completo con todas las intervenciones, incluyendo entre otras la experiencia del representante de la juventud Mohamed, el comunicado de Su Excmo. Embajador Lansana Gberie, y la intervención del Miembro del Comité de los Derechos del Niño, Benoit Van Keirsbilck.

 

La pandemia COVID-19 ha subrayado la necesidad de fortalecer las alternativas a la detención y las alternativas al sistema de justicia en general”

 

Su Excmo. Embajador Lansana Gberie destacó que la pandemia de COVID-19 ha dado lugar a desafíos en el ámbito de la justicia a los que se enfrentan los niños y ha creado obstáculos adicionales para hacer realidad la visión de la justicia para y con los niños. A su vez, ha revelado y exacerbado las desigualdades e injusticias sociales en todo el mundo y ha subrayado la necesidad de fortalecer las alternativas a la detención y las alternativas al sistema de justicia en general. Los hallazgos y recomendaciones del Estudio Global de la ONU sobre Niños Privados de Libertad, han esclarecido el fenómeno al proporcionar datos fiables sobre la magnitud de este problema y sus efectos nocivos en los niños. Gracias al Estudio Global, “los gobiernos están en mejores condiciones para abordar el COVID-19 en los centros de detención infantil, con las recomendaciones y buenas prácticas que se enumeran”, afirmó. De acuerdo con las declaraciones del Secretario General de la ONU de “reconstruir mejor” después de la pandemia, y guiado por el principio de universalidad consagrado en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, Su Excmo. Embajador Lansana Gberie afirmó la necesidad de cumplir la promesa central de la Agenda 2030 de “no dejar a nadie atrás”. Para hacerlo, el ODS 16 + puede ser la base para los esfuerzos de restablecimiento y recuperación guiados por asociaciones de múltiples partes interesadas frente al progreso rezagado hacia el logro de la Agenda 2030, y para construir sociedades e instituciones más resilientes en el futuro.

 

Reiterando el compromiso de Sierra Leona con promover la justicia infantil y reducir la tasa de detención y enjuiciamiento de niños en conflicto con la ley, Su Excmo. Embajador Lansana Gberie compartió buenas prácticas en el país, incluida la implementación de “Justice App5”, una innovadora aplicación digital de gestión de casos que asegura que mujeres y niños, víctimas de violencia sexual y de género, en áreas remotas, puedan acceder a la justicia. Sin embargo, se debe lograr un mayor progreso mediante la introducción de programas comunitarios de prevención y rehabilitación para niños y la sensibilización sobre los delitos cometidos en las escuelas y las comunidades, mediante el desarrollo e implementación de una nueva estrategia de justicia infantil que establezca una hoja de ruta para las reformas de la justicia infantil y mediante la legislación sobre buenas prácticas sobre alternativas a la detención a través de su inclusión ¡ en la Ley de Derechos del Niño y la Ley de Procedimiento Penal.

 

 

“La pandemia brinda la oportunidad de reformular el papel de la justicia para y con los niños”

 

Citando un fuerte compromiso político y el fortalecimiento de los sistemas de justicia como elementos vitales para poner fin a la privación de libertad, Dra. Najat Maalla M’jid subrayó que “la construcción de sociedades pacíficas, justas e inclusivas, así como un desarrollo sostenible y resiliente, no se puede lograr a menos que podamos garantizar que todos los niños estén debidamente protegidos y gocen de un acceso igualitario y no discriminatorio a la justicia, y asegurar que la justicia en su sentido más amplio responda a las necesidades y derechos de los niños”.

La pandemia COVID-19 ha aumentado la violencia contra los niños y la violencia de género, y ha dado lugar a desafíos de justicia a los que se deben enfrentar los niños, principalmente aquellos en las situaciones más vulnerables. Sin embargo, la pandemia también ha presentado oportunidades como la liberación de niños, la aplicación a gran escala de alternativas a la detención y el uso innovador de tecnología para la prestación de servicios de justicia. De hecho, la pandemia brinda la oportunidad de “reformular el papel de la justicia para y con los niños; el punto de partida debe ser el papel preventivo que puede desempeñar la justicia para garantizar que se protejan los derechos de la niñez y se apoye su desarrollo”.

La Dra. Najat Maalla M’jid también afirmó que “la mayoría de los comportamientos problemáticos de los niños se pueden resolver y abordar sin necesidad de una intervención punitiva. En todo el mundo hay niños en contacto con el sistema judicial por delitos que no deben considerarse delitos. El objetivo principal debe ser evitar el contacto de los niños con el sistema judicial en primer lugar”. En la misma línea que las declaraciones del Sr. Van Keirsbilck, la Dra. Najat Maalla M’jid destacó la necesidad de formalizar una resolución de la ONU sobre el Estudio Global para establecer un mecanismo de seguimiento del Estudio, ya que dicha iniciativa garantizará la integración de los resultados y recomendaciones del Estudio, tanto a nivel nacional como internacional.

 

Perspectiva de los jóvenes sobre los esfuerzos de prevención para asegurar que los niños no entren en contacto con la ley

 

Como activista de la juventud en Sierra Leona, Mohamed Bangura identificó los elementos necesarios para prevenir con éxito que los niños entren en contacto con la ley. El primer elemento es asegurar que los sistemas de justicia hagan hincapié en los instrumentos legales que protegen a la niñez y que ya están a nuestra disposición, incluidas las leyes, prácticas y tratados locales, nacionales, regionales e internacionales. El segundo elemento es la necesidad de fomentar una inversión gubernamental más amplia en recursos para las organizaciones de protección infantil, a fin de garantizar que los niños puedan recibir el apoyo adecuado. Mohamed detalló el caso de niños víctimas de la trata en Etiopía que fueron detenidos debido a la falta de recursos e información para localizar a sus familias y enviarlos de regreso a sus hogares. Fomentar la recopilación y la protección de datos a través de una mayor inversión en organizaciones locales que promueven la protección infantil es vital para garantizar que cuando un niño ingrese al sistema judicial, garanticemos la identificación del niño y rastreemos dónde puede obtener suficiente apoyo.

Finalmente, Mohamed destacó que, debido a la pandemia, la mayoría de las familias se quedan en casa, por lo que los padres deben estar al tanto y tener a su disposición todos los recursos e información de los delitos que podrían cometerse contra sus hijos. Especialmente en el contexto de la pandemia COVID-19 y la respuesta a la misma, “alimentemos a los padres y tutores de los niños con más información y conciencia sobre la violencia contra los niños”.

 

“Liberar a los niños no es suficiente: hay que hacerlo de una manera inteligente, planificada y sostenible, para la reintegración exitosa de estos niños”

 

La panelista Alexandra Souza Martins expresó el avance que representó el Estudio Global de la ONU, ya que abordó la privación de libertad infantil de una manera integral más allá del terreno habitual de los niños en la administración de justicia. Sin embargo, reconoció que el estudio “fue sólo el primer paso”, ya que se necesitan más acciones por parte de los estados, las OSC y las comunidades, para poner fin a la privación de libertad de los niños. El grupo de trabajo interinstitucional de la ONU para el Estudio Global de la ONU trabaja para garantizar una acción coordinada a nivel nacional y mundial sobre la implementación de las recomendaciones del Estudio, reuniendo una amplia gama de entidades de las Naciones Unidas que aportan experiencia y conocimientos especializados en diferentes áreas relacionadas con niños privados de libertad.

La acción coordinada, eficiente y rentable es particularmente importante durante la pandemia de COVID-19, ya que “los desafíos durante esta crisis excepcional se han exacerbado en particular para los niños privados de libertad”. Los estados se enfrentan a una doble crisis, una financiera y una crisis de salud pública. “Liberar a los niños de la detención puede ser una solución clave para superar estos dos desafíos. Pero liberar a los niños no es suficiente: hay que hacerlo de una manera inteligente, planificada y sostenible, para la reintegración exitosa de estos niños”.

 

 

 

“Hacemos un llamamiento para una resolución de la ONU que garantice el establecimiento de un mecanismo de seguimiento para el futuro”

 

Benoit Van Keirsbilck enfatizó la importancia de los hallazgos y recomendaciones del Estudio Global y la necesidad de que los países lo implementen primero a nivel nacional para generar una voluntad política generalizada e incorporar las recomendaciones del Estudio, asegurando así su implementación. Dicho proceso comienza con una evaluación de cada Estado de su propia legislación y práctica a nivel nacional, y la posterior adopción de un plan de acción nacional que se adapta a la situación del país y toma en cuenta las seis áreas de actuación del Estudio donde los niños están privados de libertad. Este plan de acción debe considerar cómo reducir el número de niños privados de libertad, garantizando al mismo tiempo que se haga correctamente y se base en las voces y opiniones de los niños.

Para continuar el camino hacia la reducción a largo plazo del número de niños privados de libertad, el papel de los donantes sigue siendo de suma importancia para garantizar que existan alternativas reales y efectivas sobre el terreno, para continuar los esfuerzos de investigación y mejorar el conocimiento, y para seguir implementando iniciativas de prevención que aseguren el envío de menos niños a lugares donde serán privados de libertad. Parte de los esfuerzos de creación de capacidad pueden reforzarse con el intercambio de conocimientos con otros países y regiones, ya que “podemos aprender mucho de un país a otro para tratar de implementar cambios positivos y ser de apoyo mutuo compartiendo buenas prácticas”. Pidió “cooperación y coordinación global” para garantizar que el mecanismo de seguimiento del Estudio Global se formalice en forma de una resolución de la ONU que “continuará el impulso del Estudio”.

 

 

“Necesitamos profesionales que puedan distinguir entre los niños en conflicto con la ley y los niños en contacto con la ley”

 

Se ha producido un notable repunte de los casos de trata de niños debido a las circunstancias generadas por la pandemia del COVID-19. Manaff Kemokai subrayó que la justicia para los niños se rige por los instrumentos internacionales que defienden los derechos del Niño, así como por principios como el interés superior del Niño o el principio de no discriminación. Sin embargo, cada caso de niños que acceden a la justicia tiene sus propias peculiaridades. Los estándares generales son necesarios para establecer una hoja de ruta clara para los sistemas de justicia; sin embargo, los detalles y las circunstancias de cada caso, las necesidades específicas de los niños y la forma en que podemos abordarlas varían según el caso.

El panelista detalló casos en África Occidental, una zona con alta incidencia de trabajo infantil, en los que los niños son sometidos a trabajo infantil y arrestados con pescadores en el mar. Sin embargo, no solo no se los considera víctimas del trabajo infantil y la trata, sino que a menudo se los criminaliza. bajo la ley.

Dado que los problemas son multidimensionales, requerirán un enfoque multidisciplinario: la aplicación de la ley, los servicios de bienestar social y la participación de la comunidad son claves en la lucha contra la trata. “Necesitamos leyes integrales con procedimientos claros e instituciones de implementación sólidas, y funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y otros profesionales que puedan distinguir entre los niños en conflicto con la ley y los niños en contacto con la ley, especialmente las víctimas”. Incluso en situaciones en las que los niños son arrestados junto con otros delincuentes, los niños deben ser vistos como víctimas y deben estar exentos de enjuiciamiento y recibir el apoyo que necesitan para reintegrarse y reunificarse con sus familias. Y para eso, los sistemas donde se brindan servicios a los niños en su acceso a la justicia deben ser “receptivos, coordinados, bien conectados, de seguimiento y supervisión”, concluyó.

 

 

SECCIÓN DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

 

Durante la sesión de preguntas y respuestas, la Dra. Najat Maalla M’jid planteó numerosas cuestiones sobre la privación de libertad y promovió los esfuerzos de intercambio de conocimientos sobre buenas prácticas y la forma de abordar el impacto de la pandemia en la privación de libertad de los niños y el acceso a la justicia.

 

Cuando se le preguntó sobre los obstáculos para que los niños puedan acceder a la justicia y los servicios de protección infantil y los servicios de reintegración más importantes, el representante de la juventud Mohamed expresó su preocupación por los funcionarios no capacitados que se ocupan de los problemas relacionados con los niños, como los grupos militares que se encargan de supervisar a los niños que están migrando a otro país. Los gobiernos y las organizaciones deben asegurarse de que las autoridades que se ocupan de los problemas relacionados con los niños estén debidamente capacitadas y siempre defiendan el interés superior del niño. También expresó la necesidad de promover soluciones basadas en la familia y la comunidad en lugar de la prestación de servicios gubernamentales, que tienden a seguir un enfoque único para todos en lugar de implementar un procedimiento caso por caso.

 

 

Respondiendo a una pregunta sobre la identificación de lecciones aprendidas en términos de detención de niños por motivos de seguridad nacional, Alexandra Souza Martens compartió el apoyo brindado por la UNODC a los niños asociados con grupos armados, incluidos los designados como grupos terroristas, que incluyeron el desarrollo de publicaciones, hojas de ruta y guías para responder adecuadamente a las necesidades de los niños sobre el terreno. Tales iniciativas tienen un fuerte enfoque en minimizar el uso de la detención sobre la base de un terreno de seguridad nacional, guiadas por los hallazgos del Estudio Global, y han creado conciencia sobre el alcance del problema que enfrentan los niños privados de libertad por razones de seguridad nacional. Como dijo la Sra. Souza, “No es necesario elegir entre nuestros intereses de seguridad y los derechos del Niño, estos son dos objetivos complementarios que deben perseguirse para lograr una paz duradera”.

 

 

En respuesta a una pregunta sobre cómo identificar las lecciones aprendidas en términos de detención de niños por motivos de seguridad nacional, Alexandra Souza Martins, en representación de la UNODC como Directora del Programa Mundial de la UNODC para poner fin a la violencia contra los niños, compartió el apoyo brindado por la UNODC a los niños asociados con grupos armados, incluidos los designados como grupos terroristas, el cual ha incluido el desarrollo de orientaciones, como la Hoja de ruta de la UNODC sobre el tratamiento de niños asociados con grupos terroristas y extremistas violentos, para responder adecuadamente a las necesidades de los Estados Miembros en la protección de los niños del terrorismo. Tales iniciativas tienen un fuerte enfoque en minimizar el uso de la detención sobre la base de motivos de seguridad nacional, y han creado conciencia sobre el alcance del problema que enfrentan los niños privados de libertad por razones de seguridad nacional, algo también destacado por el Estudio Global. Como dijo la Sra. Souza Martins, “No es necesario elegir entre nuestros intereses de seguridad y los derechos del niño, estos son dos objetivos complementarios que deben perseguirse para lograr una paz duradera”.

 

 

También destacó la necesidad de proteger a los niños del uso de regímenes de detención excepcionales, especialmente cuando la legislación nacional permite la detención administrativa por motivos de seguridad, mediante la aplicación de medidas de desvío y asegurando la reintegración de los niños en la sociedad. Los niños asociados con grupos armados son ante todo víctimas de graves abusos y violaciones de los derechos humanos y deben ser tratados y considerados como tales. Su recuperación y reintegración debe ser la prioridad para todos, y quienes reclutan niños deben rendir cuentas. Cuando falla el sistema de protección infantil, el riesgo de que los niños sean presa de estos grupos aumenta drásticamente, esto no es solo un problema delictivo, es ante todo un problema de desarrollo. Esta es la razón por la que muchos estados han demostrado que utilizar protocolos de traspaso y aumentar las inversiones en un sistema sólido de protección infantil son iniciativas que pueden funcionar.

 

 

Con respecto a cómo la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño puede contribuir a la realización del ODS 16 desde la perspectiva de los derechos del Niño, Benoit Van Keirsbilck detalló las numerosas formas en que el Comité de los Derechos del Niño aborda el acceso a la justicia y la privación de libertad, que incluyen investigaciones en los países. donde existan graves violaciones a los derechos humanos, Observaciones Generales, el proceso de denuncia de la CDN, el Día de Discusión General y el Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño sobre Procedimiento de Comunicaciones (OPIC). Este último instrumento permite la posibilidad de que los niños presenten su caso ante el Comité, pero es necesario que se cumplan de antemano numerosas condiciones previas, como el agotamiento de los recursos internos, condición que requiere un sistema de justicia nacional que sea eficaz y accesible para todos los niños, especialmente los más vulnerables.

 

 

Al abordar el tema de la creación de un enfoque holístico para la protección y el acceso a la justicia, en particular para las niñas supervivientes de violencia sexual, Manaff Kemokai explicó que, en Sierra Leona, los avances legislativos dieron como resultado la eliminación de la protección de los niños bajo la Ley de Derechos del Niño al reducir la edad de responsabilidad penal por debajo de los 14 años de edad. Esto ha resultado en que niños pequeños sean acusados de delitos sexuales, aumentando así las tasas de encarcelamiento de menores. Para garantizar el acceso a la justicia y la protección de los supervivientes, es importante contar con un sistema que garantice una gestión eficaz de los casos y se rija por una protección eficaz. De esa manera, los países podrán movilizar a profesionales y proveedores de servicios con procedimientos claros, para identificar y responder a las necesidades de los niños supervivientes de violencia sexual, incluidas las necesidades legales, las necesidades de protección o el apoyo médico y psicosocial. Estos procedimientos no deben ser ad hoc, deben ser coordinados, de alta calidad, proporcionados por profesionales e instituciones que entiendan qué es la protección y defiendan el principio de no causar daño.

 

Sobre los participantes:

 
Excmo. Embajador Lansana Gberie

Excmo. Embajador Lansana Gberie

El Dr. Lansana Gberie fue nombrado Embajador de Sierra Leona en Suiza y Representante Permanente ante la ONU y otras organizaciones internacionales en Ginebra en julio de 2018. El Embajador Gberie tiene más de 20 años de experiencia como especialista en relaciones internacionales, incluidos seis años como funcionario de las Naciones Unidas. Después de un período en el Informe del Consejo de Seguridad en Nueva York (Security Council Report), fue nombrado Experto en Finanzas y Coordinador del Panel de Expertos de la ONU sobre Liberia en enero de 2013 por el Secretario General de la ONU, Ban Ki Moon.

Mohamed Bangura

Mohamed Bangura

Mohamed es un activista juvenil que trabaja en Sierra Leona.

Representante Especial del Secretario General sobre la violencia contra los niños, Dra. Najat Maalla M’jid

Representante Especial del Secretario General sobre la violencia contra los niños, Dra. Najat Maalla M’jid

Fue miembro del Consejo Nacional de Derechos Humanos de Marruecos y fundadora de la organización no gubernamental Bayti. De 2008 a 2014, fue relatora especial de las Naciones Unidas sobre la venta de niños, niñas y adolescentes, la prostitución infantil y la pornografía infantil. La Dra. M'jid tiene una amplia experiencia en el desarrollo de políticas nacionales sobre la protección de la infancia, y ha trabajado con varios gobiernos y organizaciones no gubernamentales e intergubernamentales.

Dra. Alexandra Martins

Dra. Alexandra Martins

La Dra. Alexandra Martins es Directora del Programa Global de UNODC para Poner Fin a la Violencia contra los Niños en la Sede de UNODC en Viena, Austria. Su trabajo incluye el desarrollo de leyes y políticas internacionales y la provisión de asistencia técnica a países de todo el mundo con respecto a la prevención y respuesta a la violencia contra los niños, incluido el tratamiento de los niños en contacto con el sistema judicial. Desde 2015, ha estado trabajando para brindar orientación a los países sobre cómo proteger a los niños de las amenazas asociadas con el terrorismo y el extremismo violento.

Dra. Alexandra Martins

Dra. Alexandra Martins

Fundador y director de Defensa de Niñas y Niños Internacional - Bélgica, Benoit Van Keirsbilck ha trabajado en temas relacionados con la justicia infantil y la privación de libertad, lo que lo llevó a trabajar activamente para la realización del Estudio Mundial de las Naciones Unidas sobre los Niñez Privada de Libertad, y a convertirse en parte del Comité Asesor del propio Estudio. En 2021, Benoit Van Keirsbilck fue nombrado miembro del Comité de los Derechos del Niño de la ONU.

Dra. Alexandra Martins

Dra. Alexandra Martins

El director ejecutivo de Defensa de Niñas y Niños Internacional - Sierra Leona, Abdul Manaff Kemokai recibió el premio International Child 10 por su trabajo y dedicación para mejorar la situación de los niños en Sierra Leona. Abdul Manaff Kemokai también fue elegido presidente actual del Movimiento Internacional Defensa de la Infancia.

This post is also available in: EN, FR

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn