Protección de los derechos humanos de los pueblos indígenas y, especialmente, de los niños

Los pueblos indígenas ven cómo continuamente se les niegan sus derechos humanos básicos a consecuencia de un mundo globalizado que no muestra demasiado respeto hacia ellos. Debido a esto, los niños se encuentran a menudo en condiciones extremadamente vulnerables.

El Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos se estableció en el año 2011 con el fin, entre otras cosas, de prestar especial atención a grupos vulnerables como son los pueblos indígenas. El 28 de octubre de este año, dicho Grupo de Trabajo presentó en la Asamblea General de la ONU, en Nueva York, su primer informe temático. En él destacaron la obligación de los Estados de proteger los derechos humanos en el contexto de las actividades de las empresas, la responsabilidad de las empresas de respetar los derechos humanos y la necesidad de un remedio efectivo para cumplir con tal obligación, en especial cuando se trata de la población indígena.
Durante la presentación del informe, el experto Pavel Sylyandziga afirmó que “el rango de efectos negativos abarca desde la dificultad de los pueblos indígenas para conservar su modo tradicional de vida y su identidad cultural hasta la discriminación laboral y en el acceso a bienes y servicios”. Asimismo, habló del problema de la no participación de la comunidad indígena en acuerdos y procesos de toma de decisiones que afectan directamente sus vidas.

El Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA por sus siglas en inglés) también publicó el informe El Mundo Indígena 2013 con el fin de informar acerca de los asuntos más recientes que han afectado a los pueblos indígenas de todo el mundo.

Grandes eventos deportivos, como la Copa Mundial de Fútbol o los Juegos Olímpicos, también tienen un gran impacto sobre la vida de los pueblos indígenas dado que, a menudo, la necesidad de espacios para construir nuevos estadios e instalaciones les despoja de sus tierras. De hecho, las autoridades locales se enfrentan continuamente a presiones que piden dejar espacios para la construcción de casas, aparcamientos y edificios administrativos. Por ejemplo, para la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno de Canadá en febrero de 2010 se destruyó una gran cantidad de bosques así como terrenos de caza y pesca propiedad de la comunidad indígena. Además las familias de bajos ingresos vieron cómo los alquileres subían poniendo en peligro la permanencia en sus hogares.

Actualmente, se producen muchas protestas en Brasil, donde tendrán lugar la Copa Mundial de Fútbol en 2014 y los Juegos Olímpicos de Verano en 2016. Los brasileños manifiestan contra el hecho de que solo el sector privado de Brasil se beneficiará de estos eventos mientras que el sector público tendrá que sufrir las consecuencias. El Gobierno brasileño proporciona un amplio presupuesto para la construcción de obras, pero recorta en servicios sociales, sanidad y educación. Esta falta de interés por las prioridades sociales tiene un gran efecto también sobre las condiciones de vida del pueblo indígena de Brasil, que cada vez recibe menos apoyo.

Defensa de Niñas y Niños Internacional (DNI) está muy concienciado de la situación de la población indígena de todo el mundo y hace un llamamiento a los respectivos gobiernos y las empresas para que tomen las medidas necesarias para garantizar que se respeten los derechos humanos de dichas comunidades y que estas formen parte de los procesos de toma de decisiones que les afecten, ya sea directa o indirectamente.