¡Son niños, niñas y adolescentes, no terroristas! Traiganlos a casa desde EIIL

©Tdh / François Struzik
Mrajeeb Al Fhood refugee camp. It is located in the region of Mrajeeb Al Fhood, a stretch of arid plains about 20 kilometers east of Zarqa, Jordan.

 

Alrededor de 4640 niños, niñas y adolescentes (NNA) partieron a Iraq o Siria, sea estando solos o con sus familias, para adherirse al autodenominado Estado Islámico. Desde la caída del grupo terrorista, muchos de ellos viven en campos de refugiados en condiciones deplorables. Ellos no solo fueron víctimas de reclutamiento forzoso o tráfico de personas, sino que también presenciaron la extrema violencia y el adoctrinamiento. Hacemos un llamado a las autoridades estatales para que brinden una respuesta urgente que garantice la protección de sus derechos.

Zaatari syrian refugee camp 2013 ©Tdh / François Struzik

 

Antes y después de la proclamación del Califato del llamado Estado Islámico en 2014, personas de aproximadamente 80 países viajaron a Iraq y Siria para unirse al grupo terrorista. Tomados contra su voluntad o reclutados, son NNA que fueron usados para transportar armas, guardar posiciones estratégicas, arrestar civiles, pero también que fueron sujetos de violencia sexual, matrimonio forzoso, o que fueron sacrificados en bombardeos suicidas.

Con la derrota del EIIL, su pesadilla no ha acabado; en el campo Al-Hol, al norte de Siria, que alberga a la mayoría de las personas desplazadas de los territorios ocupados por el Estado Islámico y a los familiares de los combatientes del EIIL, 371 niños, niñas y adolescentes murieron como resultado de las condiciones de vida lamentables.

A Silhouette of Ahmed, a young Palestinian kid, is seen outside the center. ©Tdh / Diego Ibarra

 

El derecho al retorno

Independientemente de su rol en el conflicto, de que hayan sido reclutados o sus padres hayan estado involucrados con el EIIL, estos NNA tienen derechos establecidos por la Convención de los Derechos del Niño. En consecuencia, los Estados que hayan ratificado el Protocolo Facultativo de la Convención relativo a los niños que participan en conflictos armados, como es el caso de Suiza, tienen la obligación de desmovilizar a los NNA reclutados por estos grupos y asumir su reintegración a la sociedad.

Hacemos un llamado a las autoridades a asumir su responsabilidad internacional y repatriar a los ciudadanos, especialmente de los NNA. Los Estados deben facilitar su rehabilitación y recuperación. Deben asegurar que los NNA no sean separados de sus padres, a menos que sea por su bienestar, y garantizar que no sean meramente criminalizados por su asociación o pertenencia al grupo terrorista.

Infórmate sobre la situación de los niños, niñas y adolescentes que fueron alistados por grupos armados, sus derechos y lo que las organizaciones defensoras de los derechos recomiendan en nuestro Documento de Posición, disponible en inglés: Bringing them home-Position Paper