Los Estados Partes adoptarán todas las medidas posibles para que ningún miembro de sus fuerzas armadas menor de 18 años participe directamente en hostilidades. Los Estados Partes velarán por que no se reclute obligatoriamente en sus fuerzas armadas a ningún menor de 18 años. Los Estados Partes elevarán la edad mínima, contada en años, para el reclutamiento voluntario de personas en sus fuerzas armadas nacionales [..]

(art. 1, 2, 3, Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la participación de niños en los conflictos armados)

El conflicto armado todavía afecta a un gran número de niños y amenaza seriamente su supervivencia, desarrollo y posibilidades de vida.

En algunos países, las fuerzas gubernamentales, los paramilitares o los rebeldes reclutan (voluntariamente o por secuestro) a los niños, independientemente de su edad y sexo. Esto se debe a menudo a la pobreza, la discriminación o su voluntad de vengar el sufrimiento infligido a ellos mismos oa sus familias. Los niños son utilizados como luchadores, cocineros, mensajeros, esclavos sexuales o pueden realizar otras tareas.

Las cuestiones relacionadas con el reclutamiento de estos niños se definen en diversos instrumentos internacionales, como el Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la participación de niños en conflictos armados, que entró en vigor en 2002 y estableció el Edad mínima a los 18 años para el reclutamiento en grupos armados o por los gobiernos, y 16 años para la participación voluntaria. Además, la Corte Penal Internacional considera que el reclutamiento de niños menores de 15 años en las fuerzas armadas o en grupos armados es un crimen de guerra.

DNI ha defendido durante mucho tiempo la protección y los derechos de los niños en conflictos armados o afectados por conflictos en general (conflictos internos, conflictos políticos, etc.). En los últimos 20 años, DNI ha promovido activamente la protección y los derechos de los niños en conflictos armados a nivel nacional, regional e internacional. Entre las herramientas principales de DNI para hacer esto están el informe Graça Machel de 1996, el estudio de 2006 sobre la violencia contra los niños, el trabajo de varios Representantes Especiales del Secretario General para los Niños y los Conflictos Armados y Los objetivos de sostenibilidad más reciente, adoptada en 2015. Las actividades de DNI fueron más visibles, por ejemplo, en Palestina, Colombia, la República Centroafricana, Yemen y el trabajo relacionado con el Grupo de Trabajo de Child Rights Connect sobre Niños y Conflictos Armados. DNI es miembro fundador de este grupo de trabajo y fue elegido co-líder en 2017.

Los niños en situaciones de conflicto deben disfrutar de la protección y el respeto de sus derechos humanos, de conformidad con la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño y sus Protocolos Facultativos (en particular, el Protocolo Facultativo sobre los Niños en conflictos armadas) y otras normas internacionales pertinentes, y ser capaces de desarrollar su potencial como miembros de pleno derecho responsables de la sociedad mientras buscan ser agentes de cambio y paz durante y después del conflicto.

DNI trabajó estrechamente con la Sra. Leila Zerrougui, ex Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para los Niños y los Conflictos Armados, en el Estudio Global sobre los Niños Privados de la Libertad y su capítulo sobre los niños privados. La libertad en los conflictos armados. Tras el nombramiento de Virginia Gamba en la primavera de 2017, DNI-SI continuó esta colaboración.

Secciones de DNI que trabajan con niños y conflictos armados y en situaciones posteriores a conflictos, como DNI-Colombia, DNI-República Centroafricana, DNI-Yemen, DNI-Somalia, DNI-Liberia y DNI-Sierra Leone.

Nuestro impacto en 2017

DNI-SI presentó una declaración en nombre de DNI-Yemen durante el debate general sobre el tema 10 de la 36ª sesión del CDH. También firmó una carta abierta, en colaboración con las ONG asociadas, para el establecimiento de un organismo de investigación para investigar las violaciones de derechos humanos en Yemen. Después de varios años de incidencia persistente, estos esfuerzos arrojaron resultados positivos en la 36ª sesión del Consejo de Derechos Humanos (HRC) en septiembre de 2017. El HRC adoptó una resolución que pide al Alto Comisionado que Expertos internacionales y regionales eminentes con conocimiento del derecho de los derechos humanos en el contexto de Yemen. Su mandato es monitorear e informar sobre la situación de los derechos humanos y realizar una revisión exhaustiva de todas las supuestas violaciones y los derechos humanos internacionales y otras áreas relevantes y aplicables del derecho internacional comprometido por todas las partes en el conflicto desde septiembre de 2014. El Eminente Panel de Expertos presentó su primer informe al Consejo en septiembre de 2018 y su mandato, con el apoyo de DNI y la comunidad de ONG, fue renovado.