El camino hacia la paz, la justicia y las instituciones sólidas: el compromiso de DNI con el ODS 16

Gonzalo Carvajal Montejo

Gonzalo Carvajal Montejo

Defensa de Niñas y Niños Internacional - Secretariado Internacional

En 2015, los Estados miembros de la ONU adoptaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), una iniciativa global de derechos humanos para erradicar la pobreza y promover la prosperidad en países de todo el mundo, con el firme compromiso de “no dejar a nadie atrás”. Desde su enfoque universal, a su naturaleza inclusiva e integral, los ODS se basan en los principios y estándares internacionales integrados en los derechos humanos y, por tanto, están orientados a incluir una perspectiva de derechos humanos en las políticas globales, regionales e internacionales de todos los países. Para ello, los ODS han establecido metas específicas en 17 áreas que deben cumplirse para el año 2030, y han marcado objetivos concretos cuyo avance se mide con diversos indicadores. Entre las numerosas áreas focales de esta iniciativa podemos encontrar el ODS 16 sobre “Paz, justicia e instituciones sólidas”. 


En concreto, el ODS 16 se basa en la creencia de que, para lograr el desarrollo sostenible, es necesario garantizar primero el establecimiento de la paz y la seguridad a través del trabajo de instituciones efectivas, responsables y transparentes que defiendan el Estado de derecho y garanticen la igualdad de acceso. a la justicia para todos y todas. Por lo tanto, el ODS 16 tiene como objetivo poner fin a todas las formas de violencia y conflicto a través de la promoción de los derechos humanos, aumentar significativamente el papel de los países en desarrollo a nivel internacional y garantizar que los procesos de toma de decisiones estén marcados por la inclusión, la representación y la amplia participación. 


Para monitorear el progreso logrado en este campo, el ODS 16 tiene un total de 16 metas, incluida la 16.2 orientada a poner fin al “abuso, la explotación, la trata y todas las formas de violencia y tortura contra los niños y niñas”, y la meta 16.3 para promover “el Estado de derecho a nivel nacional e internacional y garantizar la igualdad de acceso a la justicia para todos y todas”. Para avanzar en estos campos es necesaria la cooperación internacional y una amplia participación de la sociedad civil, por lo que la labor de las ONG en este ámbito sigue siendo de vital importancia. En ese espíritu, el trabajo de Defensa de Niñas y Niños Internacional (DNI) ha contribuido a seguir avanzando en el logro de los objetivos establecidos en el ODS 16, en particular trabajando para abordar las metas 16.2 y 16.3, con un enfoque particular en garantizar la igualdad de acceso a la justicia para niños, niñas y adolescentes. 

Desde su fundación, asegurar el acceso a la justicia a los NNA ha continuado siendo la prioridad temática principal del movimiento DNI, como lo demuestra su trabajo constante para establecer liderazgo, experiencia y pericia técnica en esta área a lo largo de las últimas cuatro décadas. Para contrarrestar la generalizada falta de voluntad política para promover la Justicia para los Niños y Niñas, las iniciativas de DNI con la ONU, los mecanismos regionales y las instituciones nacionales y locales han demostrado ser vitales para empoderar a los niños, niñas y adolescentes, para la defensa eficaz de sus derechos. 


Se pueden encontrar ejemplos de iniciativas de este tipo para contribuir al logro de los objetivos establecidos por el ODS 16 en la iniciativa Justicia para Niños y Niñas Justicia para Todos de 2019, dirigida a cumplir los objetivos del ODS 16 y liderada, entre otras organizaciones, por Defensa de los Niños y Niñas Internacional. Dicho compromiso para lograr con éxito lo establecido en la Agenda 2030 se puede identificar con mayor detalle en la presentación de insumos de DNI de 2019 para la elaboración de la Observación general No. 24 sobre ‘Los derechos del niño en el sistema de justicia infantil’, reforzando así sus esfuerzos de cooperación en curso con el Comité de los Derechos del Niño de la ONU. La presentación de DNI tenía como objetivo garantizar la inclusión de una indicación de edad mínima para la responsabilidad penal, que sigue siendo sorprendentemente baja en varios Estados miembros, y fomentar un lenguaje positivo que evite estigmatizar a los niños, niñas y adolescentes al entrar en contacto con el sistema judicial. Además, DNI lideró los esfuerzos que resultaron en el Estudio Mundial de las Naciones Unidas sobre Niños Privados de Libertad (GSCDL), que, entre otras áreas, se enfoca en describir los desafíos experimentados por los NNA privados de libertad en la administración de justicia. 


Otro ejemplo del compromiso de DNI con el ODS 16 y con la promoción de la justicia para los NNA fue evidenciado por las actividades de DNI-Sierra Leona, que en 2020 organizó una conferencia de prensa en el distrito de Bo, en la que se brindó a las niñas una plataforma para expresar su frustración con las demoras sistemáticas que enfrentan las víctimas de violencia sexual para acceder al sistema de justicia. Como resultado de los esfuerzos de Sierra Leona para posicionarse como un defensor de los ODS, en particular el ODS 16, en enero de 2021 DNI se reunió con el Ministerio de Asuntos de Género y Derechos del Niño de Sierra Leona en Freetown para discutir las prioridades de los derechos del niño en el EPU, CDN, HLPF y abogar por la difusión del Estudio Mundial sobre Niños Privados de Libertad y la ratificación del 3er Protocolo Facultativo de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño sobre un Procedimiento de Comunicaciones (OPIC), Con respecto a los ODS, este año se presentará el Informe de Revisiones Nacionales Voluntarias (RNV) para Sierra Leona. El Ministerio de Fomento ya organizó una reunión inicial con diferentes instituciones gubernamentales y OSC para establecer la agenda y DNI desempeñará un papel fundamental en el proceso, incluso mediante la organización de consultas con niños, niñas y adolescentes. 


Además, a través de sus secciones nacionales y miembros asociados, DNI ha desarrollado Centros de Defensa Socio-Legal para ayudar a los menores a acceder a los sistemas de justicia. Con presencia en todas las regiones de sus secciones nacionales, los SLDC brindan capacitación, asistencia técnica y desarrollo de capacidades, además de asistencia legal para niños, niñas y adolescentes en todo el mundo. En ese contexto, DNI-Sierra Leona lanzó en febrero de 2020 una iniciativa para construir un Centro de Derechos del Niño en Freetown, mejorando así el acceso a la justicia, la rehabilitación y la reintegración de los NNA. Incluso en el contexto de la actual pandemia, el movimiento DNI se ha mantenido activo en la promoción del ODS 16, ya que DNI-África presentó una declaración en la 36º sesión del ACERWC (Comité Africano de Expertos sobre los Derechos y Bienestar del Niño), en la que abogó, entre otras cosas, por el reconocimiento de las vulnerabilidades y necesidades únicas de los niños, niños y adolescentes en el contexto de la pandemia de COVID-19. 

 

Desde su creación, Defensa de los Niños y Niñas Internacional y sus Secciones Nacionales han mantenido su compromiso de asegurar el interés superior del Niño en la administración de justicia y se han esforzado por lograr avances notables en el campo de la Justicia para Niños y Niñas. Sin embargo, a pesar de los notables esfuerzos de la sociedad civil y organizaciones como DNI, el acceso a la justicia para muchos NNA sigue siendo considerado un privilegio en lugar de un derecho humano. Por esa razón, la cooperación internacional es ahora más necesaria que nunca para garantizar que ningún niño, niña y/o adolescente se quede atrás en el ejercicio de su derecho fundamental de acceder a la justicia. 

This post is also available in: EN, FR

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn