La colaboración con los niños, niñas y adolescentes como núcleo de las Alianzas para lograr los objetivos 

Autores:

Jennifer Davidson, directora ejecutiva, y Sophie Shields, Asistente de Intercambio de Conocimientos, Instituto para Inspirar el Futuro de los Niños de la Universidad de Strathclyde[1] y la COVID 4P Log.  

Kristen Hope Burchill, asesora de investigación, promoción y participación, Terre des Hommes y #COVIDUnder19. 

 

La colaboración con los niños, niñas y adolescentes es fundamental para alcanzar los ODS

  

El ODS 16.7 es un motor crítico del ODS 17 que a menudo se pasa por alto. Nuestros esfuerzos globales deben equivaler a cambios reales para mejorar la vida de todos los niños, niñas y adolescentes centrándose específicamente en la realización de estos objetivos globales para aquellos que más lo necesitan. La clave para conseguir resultados para todos es garantizar que la toma de decisiones sea representativa de la población, participativa y accesible para todos, y que tenga capacidad de respuesta para conseguir un cambio real. 

  

Al inicio de la pandemia, los defensores de los derechos de los niños, niñas y adolescentes se esforzaron por descubrir y comprender el impacto que la crisis sanitaria mundial tendría en la vida de los niños, niñas y adolescentes, y cómo apoyar mejor a los niños, niñas y adolescentes que se enfrentan a la mayor adversidad. Del mismo modo, los niños, niñas y adolescentes trataron de comunicar al mundo cómo estaban viviendo la pandemia, en tiempos de conexión restringida con el mundo exterior.  

  

Por ello, las colaboraciones emprendidas a distancia en medio de la pandemia se han convertido en algo esencial, con el fin de: 

  

  1. Escuchar y compartir las voces de los niños, niñas y adolescentes, y descubrir y compartir lo que ocurre en la práctica. 
  2. Informar sobre políticas y prácticas emergentes para apoyar continuamente los derechos y el bienestar de los niños, niñas y adolescentes. 
  3. Estar a la altura de los nuevos retos y responder a ellos de forma innovadora. 

  

Ahora sabemos que la pandemia golpeó primero, y con más fuerza, a quienes se enfrentaban a las mayores adversidades. Además, los niños, niñas y adolescentes (especialmente los que ya se enfrentaban a mayores adversidades) se enfrentan ahora a las consecuencias a largo plazo de la COVID-19.  Esta pandemia y las medidas de confinamiento han tenido probablemente una repercusión incluso mayor para los niños, niñas y adolescentes que se encuentran detenidos, en modalidades alternativas de cuidado, en migración (especialmente los que no se encuentran acompañados) y los que viven en la pobreza. Hay indicios de que la atención de las necesidades básicas, el bienestar social y emocional, la violencia contra los niños, niñas y adolescentes y otras injusticias han empeorado durante la pandemia, y se enfrentan a una mayor regresión dadas las inminentes consecuencias económicas (para mayor información: https://data.unicef.org/covid-19-and-children/). 

  

El fortalecimiento de los medios de ejecución y la revitalización de las asociaciones mundiales serán la base de nuestro desarrollo sostenible colectivo (ODS 17).  Al establecer el ODS 17, el mundo estuvo de acuerdo en que los ODS solo pueden realizarse con una sólida colaboración y cooperación mundial. La colaboración es la clave de la solidaridad mundial y, a la luz de la pandemia, de una respuesta cohesiva y (en última instancia) eficaz a la recuperación.  

  

Garantizar una toma de decisiones sensible, inclusiva, participativa y representativa en todos los niveles (ODS 16.7) es un ingrediente esencial para el éxito de la colaboración mundial que buscamos (ODS 17). Y aunque estas asociaciones locales, regionales e internacionales pueden ser clave, es la calidad de la toma de decisiones inclusiva, participativa y significativa, para todos, lo cual será más crítico que nunca a la hora de buscar soluciones sostenibles a las complejas desigualdades y emergencias que nos ha revelado la pandemia.  

  

La toma de decisiones basada en los derechos y con la participación de los niños, niñas y adolescentes Esta significativa toma de decisiones global es especialmente relevante cuando se trata de los niños, niñas y adolescentes. Las colaboraciones con los niños, niñas y adolescentes serán fundamentales para cumplir con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, ya que ellos heredarán estos desafíos en la edad adulta. Es especialmente importante garantizar que estas colaboraciones mantengan un enfoque basado en los derechos, en la línea del artículo 12 de la Convención sobre los Derechos del Niño y especificado en los nueve requisitos básicos para la participación de los niños, niñas y adolescentes, tal como se establece en la Observación General 12 del Comité de los Derechos del Niño.[2] En el contexto de la pandemia, que ha exacerbado las desigualdades existentes, hay que hacer un esfuerzo especial para incluir a los niños, niñas y adolescentes de entornos y grupos marginados. Junto a los principios de la OG12, el modelo Lundy de participación infantil ofrece más orientaciones para aplicar la participación basada en los derechos de cuatro ámbitos: espacio, voz, audiencia e influencia.  

  

Desarrollar y mantener estas colaboraciones a distancia durante la pandemia es un reto aún mayor. Un conjunto de colaboraciones de varios niveles que se ilustra a continuación ofrece una imagen de cómo el ODS 16 (toma de decisiones inclusiva) puede contribuir a fortalecer el ODS 17 (colaboraciones): 

  

La aplicación COVID 4P Log para el bienestar de los niños, niñas y adolescentes

 

El COVID 4P Log es un proyecto de una aplicación para teléfonos móviles, dirigido por el Institute for Inspiring Children’s Futures de la Universidad de Strathclyde, para reunir información en tiempo real sobre los éxitos, retos, innovaciones y aprendizaje de los profesionales y políticos. Las preguntas se referían específicamente a sus experiencias a la hora de apoyar a los niños, niñas y adolescentes mediante la protección, provisión, participación y prevención durante la pandemia. La fase 1 del estudio recogió más de 3.300 respuestas en tiempo real de profesionales y políticos, en más de 20 países y en los 5 continentes, a lo largo de 8 semanas de preguntas, a finales de 2020.  

  

La COVID 4P Log fue un proceso de trabajo conjunto, desarrollado en estrecha colaboración con 17 organizaciones internacionales clave[3]-incluida DNI-, contando también con la participación de los niños, niñas y adolescentes y con 13 socios de difusión nacionales. Estas valiosas colaboraciones de múltiples partes interesadas son un gran ejemplo de los elementos clave que se piden en el ODS 17, con el objetivo de ofrecer capacitación y coherencia política e institucional. Los resultados del estudio y más información sobre el proyecto de la aplicación COVID 4P Log se encuentran disponibles aquí: https://inspiringchildrensfutures.org/covid   

  

La iniciativa #COVIDUnder19:  

  

Para saber cómo viven la pandemia los niños, niñas y adolescentes de todo el mundo, Terre des hommes puso en marcha la iniciativa #CovidUnder19 para reunir a un grupo de niños, niñas y adolescentes, la ONU, académicos y una treintena de organizaciones de la sociedad civil, entre ellas DNI, con el fin de elaborar una encuesta internacional. La Queen’s University de Belfast dirigió el diseño y el análisis de la investigación. Con la participación de niños, niñas y adolescentes y socios como parte del enfoque innovador de la investigación basada en los derechos de los niños, fue desarrollada en el Centro para los Derechos del Niño. Más de 26.000 niños, niñas y adolescentes entre 8 y 17 años, procedentes de 137 países, participaron en la encuesta Life under Coronavirus, lo que la convierte en el mayor proceso mundial de investigación y promoción con participación infantil durante la pandemia. Los niños, niñas y adolescentes participaron como investigadores pares para contribuir al análisis de los datos y sus ideas, opiniones y participación se reflejan en las conclusiones. Los resultados de la encuesta se publicaron en diciembre de 2020, en un formato apto para todo el mundo y en cuatro idiomas. 

  

La iniciativa #COVIDUnder19 dio lugar a la colaboración de varias organizaciones para fomentar la inclusión significativa de los niños, niñas y adolescentes en el trabajo que sigue a los resultados de la investigación, a través de actividades como los Campamentos Virtuales Skillz y las líneas de trabajo en colaboración con las organizaciones asociadas.  

  

El bucle de retroalimentación de COVID 4P Log y #COVIDUnder19 

  

La colaboración de nuestros equipos en la aplicación COVID 4P Log y la iniciativa #COVIDUnder19 es un ejemplo ilustrativo de la participación a través de colaboraciones mundiales para la consecución del ODS 17, cuyo núcleo es la toma de decisiones inclusiva, participativa y significativa (ODS 16.7). 

  

La imagen del proceso de retroalimentación que figura a continuación describe el proceso que llevan a cabo los equipos COVID 4P Log y #CovidUnder19. Los niños, niñas y adolescentes que participan en el proyecto #COVIDUnder19 (“U19s”) ayudaron a desarrollar preguntas para que los adultos respondieran en la aplicación COVID 4P Log, inspirada en la encuesta Life Under Coronavirus. Las respuestas de los adultos a estas preguntas fueron analizadas por el equipo de investigación de COVID 4P Log y por los U19s, con el fin de contribuir al aprendizaje y a la comprensión de las experiencias de los niños, niñas y adolescentes sobre la pandemia, y de las opiniones de los niños, niñas y adolescentes sobre las experiencias de los adultos. En los próximos meses se comunicarán a través de eventos, publicaciones y hallazgos de uso fácil. Para ver el video #CovidUnder19 sobre la aplicación COVID 4P Log, consulte: https://www.youtube.com/watch?v=3u1_0LpRA7A  

Reflexiones e implicaciones 

  

Las diferentes etapas del bucle de retroalimentación entre la COVID 4P Log y #CovidUnder19 ilustran las diferentes fases de la puesta en práctica del derecho de la infancia a expresar sus opiniones y a que estas sean debidamente tenidas en cuenta según el artículo 12. El modelo de Lundy proporciona un marco útil para conceptualizar las distintas fases del bucle de retroalimentación, es decir:  

 

  • Espacio: La encuesta Life Under Coronavirus proporcionó un marco seguro e inclusivo para que los niños, niñas y adolescentes expresaran sus opiniones.  
  • Voz: En los talleres en torno a la COVID 4P Log, los niños, niñas y adolescentes han tenido diferentes opciones para expresar sus opiniones: en forma de blog, en forma de videos o en forma de informes de aprendizaje. 
  • Audiencia: Los resultados de la encuesta Life Under Coronavirus se utilizaron como base para que niños, niñas adolescentes y adultos formularan preguntas que se difundieron a los profesionales a través de la COVID 4P Log.  
  • Influencia: Los niños, niñas y adolescentes participan en el análisis de los resultados de la COVID 4P Log y en la formulación de recomendaciones para mejorar la práctica profesional en los informes de aprendizaje. 

  

El desarrollo de un “bucle de retroalimentación” (en el que los niños, niñas y adolescentes, como titulares de derechos, contribuyeron significativamente a nuestra comprensión de cómo ellos viven la pandemia y ayudaron al desarrollo de nuevas políticas y prácticas) fue fundamental para nuestro éxito preliminar en la creación de un proceso participativo. Dado que nosotros, como adultos, somos responsables de facilitar que las perspectivas de los niños, niñas y adolescentes se comprendan y apliquen mejor, el proceso cíclico de este proyecto fue crucial para defender el derecho de la infancia a ser escuchada por los responsables, es decir, los profesionales de primera línea que trabajan con los niños, niñas y adolescentes. Dar prioridad a las asociaciones y a las voces de todas las partes interesadas se convirtió en el motor fundamental de un proceso participativo exitoso, con los niños, niñas y adolescentes al centro de todo. Para cumplir el ODS 17, debemos reconocer que los niños, niñas y adolescentes que se enfrentan a la adversidad se encuentran entre los más rezagados. 

  

Por lo tanto, los niños, niñas y adolescentes deben contribuir y ser la prioridad en nuestra respuesta global a la COVID-19. La colaboración entre #CovidUnder19 y el proyecto de la aplicación COVID 4P Log da pie a la reflexión sobre cómo mejorar la práctica de la promoción dirigida por los niños, niñas y adolescentes y la facilitación del apoyo de los adultos al bienestar y a los derechos humanos de los niños, incluso en medio de una pandemia mundial. El bucle de retroalimentación entre la COVID 4P Log y #CovidUnder19 destaca la naturaleza cíclica e iterativa de la participación de los niños, niñas y adolescentes basada en los derechos a través de los cuatro elementos del modelo de Lundy. En consecuencia, el bucle de retroalimentación puede sentar las bases de un nuevo prototipo para poner en práctica la participación basada en los derechos y la rendición de cuentas hacia los niños, niñas y adolescentes en un contexto de crisis, sustentado en el aprendizaje continuo. 

 [1] El Institute for Inspiring Children’s Futures (www.inspiringchildrensfutures.org) es una iniciativa de colaboración de la Univesidad de Strathclyde (Escocia) con la visión colectiva de garantizar que niños y jóvenes tengan lo que necesitan para alcanzar su pleno potencial, especialmente los que se enfrentan a la adversidad. 

 

[2] Los nueve requisitos básicos son: transparencia e información; respeto; carácter voluntario; pertinencia; inclusividad; apoyo por parte de la formación; adaptación para los niños; seguridad y sensibilidad ante el riesgo; y responsabilidad. 

 

[3] African Child Policy Forum, African Partnership to End Violence against Children, Barnafrid Swedish National Centre on Violence Against Children, Child Rights Coalition Asia, Child Rights Connect, CYC-Net, DCI, European Social Network, FICE, Global Social Service Workforce Alliance, Observatory of Children’s Human Rights Scotland, National Child Welfare Workforce Institute, OECD, Pathfinders for Peaceful, Just and Inclusive Societies, REPSSI, Terre des hommes, Office of the Special Representative of the Secretary-General on Violence against Children. 

This post is also available in: EN, FR

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn