Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Financiación del Estudio Mundial sobre los Niños Privados de Libertad: una carta abierta a la ONU y a los Estados miembros

Una carta abierta a las Naciones Unidas, Agencias de las Naciones Unidas y Estados Miembros


Estamos escribiendo en nombre de una red de alrededor de 140 organizaciones no gubernamentales de todo el mundo para instar a todos los gobiernos a que respondan a un llamamiento de financiación para el Estudio Mundial sobre los Niños Privados de Libertad. La Asamblea General de las Naciones solicitó que el Secretario General se encargase de este Estudio, el Profesor Manfred Nowak ha sido nombrado como Experto Independiente para encabezar el esfuerzo, pero el proceso completo se encuentra ahora bajo riesgo sin la financiación adecuada.

Por esta razón, estamos urgiendo a todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas a que proporcionen el apoyo económico sumamente necesario al Estudio y deseamos recalcar los tres argumentos principales que explican la gran importancia de dicho apoyo:

 1. El Estudio es una herramienta para apoyar a los Estados Miembros para cumplir tanto con las obligaciones que les impone el derecho internacional como con el Programa 2030 para el Desarrollo Sostenible

 

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030 se comprometen a no dejar a nadie afuera. Todavía este compromiso no puede cumplirse si no se puede contar el número de niños privados de libertad. No sabemos cuántos niños están detenidos en el mundo, y sin esta información básica es imposible responder a sus necesidades. Los niños privados de libertad son más propensos a ser víctimas de la violencia y explotación y por lo general no gozan de sus derechos a la educación, atención médica y acceso a la justicia. Estos niños deberían ser considerados como los más rezagados. Para lograr el cumplimiento de la ambiciosa visión establecida por los Objetivos de Desarrollo Sostenible es necesario incluir a todos los niños, en especial aquellos que viven fuera de su entorno familiar, y ocuparse de sus situaciones.

2. El Estudio será un catalizador del cambio y un hecho crucial en el desarrollo de alternativas a la detención de los niños

 Al igual que los dos Estudios de las Naciones Unidas previos sobre los niños —el Estudio de 1996 sobre los Niños en los Conflictos Armados, que efectuó Graça Machel y el Estudio de 2006 sobre Violencia contra los Niños encomendado por Paulo Sérgio Pinheiro— el Estudio Mundial sobre los Niños Privados de Libertad tiene el potencial de llamar la atención mundial hacia cuestiones de importancia crítica relacionadas con la privación de los niños y reformas profundas a nivel nacional y mundial. El Estudio es una herramienta que proporcionará recomendaciones concretas en leyes, políticas y prácticas a los Estados Miembros sobre todas las formas de privación de la libertad. Para la realización de este estudio no es necesario que se establezca un mandato permanente para que traduzca los resultados en repercusiones duraderas. Se puede incorporar el seguimiento en los mandatos existentes de las agencias de las Naciones Unidas que ya trabajan en diferentes aspectos y formas de detención infantil.

No se necesitan tantos niños privados de su libertad, que causa un daño significativo. Este Estudio presentará soluciones prácticas y efectivas para tratar a los niños de una manera mejor.

3. A largo plazo, la inversión en el Estudio y alternativas a la privación de la libertad llevarán a ahorros significativos y beneficios sociales

 Hay un costo para el Estudio, pero este puede ser compensado por grandes beneficios sociales y económicos. Estudios demuestran que la reducción del número de niños privados de libertad puede llevar a niveles más altos de educación, mejores medios de vida, tasas delictivas más bajas y comunidades más sanas. Además, dicha reducción puede proporcionar beneficios financieros sustanciales a los Estados: el desarrollo de medidas apropiadas que no impliquen la privación de libertad es menos costoso que invertir en establecimientos de detención. En gran medida, el Estudio no trata de «acusar y avergonzar» ni es un fin en sí.

Por lo tanto, solicitamos Sus Excelencias respondan al llamamiento de financiación de las Naciones Unidas para el Estudio Mundial sobre los Niños Privados de Libertad. No es necesario que los Estados realicen grandes contribuciones para que sea posible llevar adelante el Estudio. Los pequeños aportes de cada Estado pueden hacer que el Estudio se convierta en realidad.


Descargar la carta en PDF


Visite el sitio web del Panel de las ONG para el Estudio Mundial

This post is also available in: EN, FR