Una sola niña o mujer mutilada son ya demasiadas

Zeinebou TALEB MOUSSA, Presidente de DNI-Mauritania-AMSME (Asociación mauritana para la salud maternoinfantil)

La dañina y tradicional práctica de las Mutilaciones Genitales Femeninas (FGM), que según los datos de UNICEF afecta actualmente a 200 millones de niñas y mujeres alrededor del mundo, ocurre sobre todo en África, donde se estima que 91.5 millones de mujeres y niñas mayores de 9 años se encuentran viviendo con sus consecuencias.  

También en África, se estima que cada año 3 millones de niñas están en riesgo de pasar por tales prácticas tradicionales. Si estas tendencias continúan, para el año 2030 habrá 86 millones de niñas de 15 a 19 años también en riesgo de ser sometidas a mutilación genital, en una total contradicción con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 5.3 

La Mutilación Genital Femenina (MGF) es una práctica extremadamente violenta y dañina, ya que la escisión es una violación a la integridad y dignidad de las niñas y mujeres. Las leyes internacionales y regionales de derechos humanos condenan estas prácticas como violaciones serias de derechos fundamentales. Esta práctica todavía es llevada a cabo en Mauritania al momento del nacimiento, y la mayoría de la población lo asocia a la religión llamándolo “Sunna”. Esto es sin embargo incorrecto, ya que la mutilación genital femenina no posee un vínculo establecido con textos religiosos. Esta práctica ancestral profundamente arraigada involucra diversos prejuicios sobre las mujeres. 

En Mauritania hay cuatro comunidades que no practican la MGF. Una de esas comunidades es Wolof, un grupo étnico del Oeste Africano prevalente en la parte noroeste de Senegal y hallado también en Gambiay la costa sudoeste de Mauritania. are the only community that does not practise FGM while in the other communities the prevalence is 67%.El número de víctimas -tanto físicas como psicológicas- es significativo. Es imperativo que la MGF sea considerada un crimen atroz y un ataque a la integridad moral y física de las mujeres. Las niñas y sus familias deben ser alertadas respecto a las consecuencias psicológicas, sociales y de salud de la MGF, las cuales frecuentemente resultan en la muerte de la víctima o en discapacidades de por vida. Es momento de avanzar hacia su prohibición formal y su criminalización. De hecho, a pesar de la Ordenanza de 2005 en la protección criminal de niños, no ha habido casos de arresto o procedimientos legales relacionados con la escisión reportados en Mauritania. La presión social y la estigmatizaciópueden ser grandes obstáculos por afrontar para las sobrevivientes. 

Hay muchos malentendidos respecto a la MGF. Particularmente, se apela a argumentos culturales tales como el ritual de pasaje a la adultez, la pureza antes del matrimonio, la pertenencia a la comunidad, entre otros.  

En Mauritania la tarea es asignada a las mujeres mayores. Hay un conocimiento relativo al “saber hacer” que es transmitido de generación en generación. Estas mujeres viven de la realización de estas prácticas dañinas, que les proveen una fuente de ingreso. 

Es entonces necesario llevar a cabo trabajo a largo plazo para modificar su clasificación social, lo cual aún se considera necesario, pero también recalificar a las mujeres a cargo de estas prácticas. 

Primer premio de ‘Children’s Right Award’ de DNI (2019), Emah, Mauritania

Estas causas profundamente arraigadas en la tradición todavía nutren la idea de tal barbaridad. Es por lo tanto urgente llevar a cabo campañas contra los argumentos culturales, que se enfrentan a la integridad física y moral de las mujeres. Los contraargumentos científicos y culturales son bienvenidos para luchar de forma masiva contra estas prácticas. 

Además de su penalización, se necesita apoyo de los Estados para llevar a cabo campañas comunitarias, ya que hasta hoy las asociaciones de la sociedad civil y las ONGs son prácticamente las únicas que han llevado a cabo trabajo de campo para cambiar las mentalidades, y en muchos casos las víctimas de estas prácticas desconocen las consecuencias desastrosas para su salud. 

Por otro lado, se está volviendo difícil erradicar la MGF a pesar de los esfuerzos de la sociedad civil y los aliados. Estas prácticas continúan invadiendo los derechos humanos de todas las mujeres, y frecuentemente conllevan riesgos comprobados tales como: urológicos, ginecológicos, infecciones, abandono y fracaso escolar cuando la escisión precede al matrimonio temprano, dolor durante las relaciones sexuales y la menstruación, riesgos de incontinencia, complicaciones durante el embarazo y parto, trastornos psicológicos, etc. En algunos casos, la persona puede sufrir una conmoción violenta acompañada por una muerte repentina.  

En vista de esta preocupante situación, Mauritania tiene la oportunidad de adoptar una ley efectiva en FGM durante este año, poniendo todos los medios en su lugar para que el borrador de ley existente sea votado. Éste sería un primer paso, pero se debe garantizar a las sobrevivientes un mejor acceso a cuidados médicos, incluyendo apoyo psicológico. Por lo tanto, la educación de niñas, la movilización de masas y particularmente los padres serán factores importantes para prevenir estas prácticas dañinas. El gobierno debe apoyar a las mujeres que realizan estas prácticas y desean abandonarlas pero que temen la exclusión social. Finalmente, será esencial poner especial atención a la protección y seguridad de los defensores de mujeres y niñas que hacen campaña contra estas prácticas para evitar todas las formas de intimidación y represalias.  

This post is also available in: EN, FR

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn