Defensa de Niñas y Niños Internacional toma medidas efectivas para combatir la trata de niños en África Occidental

Las secciones nacionales de Defensa de Niñas y Niños Internacional (DNI) en Guinea, Liberia and Sierra Leona forman funcionarios de seguridad fronteriza e inmigración y actores locales de las comunidades para reforzar los sistemas de protección de la infancia  y  prevenir y combatir mejor el tráfico de niños.      

Quince años después de que se adoptara la declaración de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), y el posterior plan de acción de lucha contra la trata de personas, la trata de niños continúa siendo una realidad en la región, particularmente en Guinea, Liberia y Sierra Leona. Tal y como lo señaló el Departamento de Estado de los Estados Unidos, los 3 países anteriormente mencionados siguen siendo, en 2016, países de procedencia, tránsito y/o de destino para niños víctimas del trabajo forzoso o la explotación sexual. La trata de niños ocurre tanto de forma interna, principalmente de áreas rurales hacia urbanas, como de manera externa, por lo general hacia países del  Medio Oriente, Europa y África.

Mientras que la apertura de fronteras dentro de la Unión del Río Mano (URM- Sierra Leona, Guinea, Liberia y Costa de Marfil) y la región más amplia de CEDEAO (Comunidad Económica de los Estados de África Occidental) permiten el libre comercio y la libertad de movimiento de las personas, también han hecho que el control de los movimientos de los niños a través de las fronteras sea más laborioso. De hecho, a veces es difícil distinguir entre actividades transfronterizas ilegales y tránsito o migración transfronteriza familiar legítima. Los casos de corrupción entre agencias de seguridad se agregan al problema y exponen a los niños a un riesgo mayor de ser víctimas de la trata. Además, luego de la Enfermedad del Virus del Ébola se declarara en 2013, muchos niños quedaron huérfanos, se sintieron solos y/o terminaron envueltos en situaciones altamente vulnerables mientras que los sistemas de protección infantil en los tres países se veían débiles y apenas podían responder a las necesidades de protección de los niños.  Tal y como se demostró en épocas anteriores de crisis, (por ejemplo, las guerras pasadas en Sierra Leona y Liberia), la epidemia reciente del Ébola aumentó de forma notable el riesgo y los sucesos de la trata de niños.

Responder a los desafíos inmediatos para la protección infantil

Luego de anuncio sobre el final de la epidemia del Ébola y de la posterior reapertura de las fronteras de los países afectados, Sabou/DNI-Guinea, DNI-Liberia y DNI-Sierra Leona se encontraron en Freetown, Sierra Leona, en noviembre de 2015 para discutir los desafíos posteriores al Ébola y acordaron en la necesidad de dar apoyo a las agencias de seguridad para prevenir y responder mejor a la trata de personas. Las reuniones llevadas a cabo luego con funcionarios de seguridad e inmigración tuvieron lugar en marzo de 2016 en la frontera de Genedema/Bo entre Sierra Leona y Liberia y la frontera de Gbalamuya/Pamelap entre Guinea y Sierra Leona.

2016-08-30-PHOTO-00000049

Los funcionarios presentes en las reuniones de marzo se encontraron preocupados acerca de cuatro temas fundamentales. En primer lugar, expresaron que casi todos ellos no contaban con mucho conocimiento en cuanto a las leyes y las políticas sobre trata de personas. En segundo lugar, afirmaron que las fronteras no son del todo seguras y que cuentan con numerosos puntos de cruces fronterizos ilegales y que la falta de recursos en las fronteras no les permite trabajar con las comunidades locales acerca de ese problema.  En tercer lugar, la falta de recursos  es evidente cuando se trata de  lidiar con casos concretos: cuando las supuestas víctimas de la trata son arrestadas por los funcionarios de seguridad, no hay alguna estructura en el lugar que les brinde refugio y cuidado necesarios. Además, notaron que hay un gran número de niños con riesgo de ser víctimas de la trata, en particular, aquellos que se encuentran en mercados, deambulando o vendiendo para sobrevivir.

Las tres secciones nacionales de DNI no perdieron tiempo en diseñar programas de apoyo dirigidos a fortalecer la protección infantil en las áreas fronterizas, y rápidamente decidieron enfocarse en los actores clave: seguridad fronteriza y funcionarios de inmigración, líderes  comunitarios, juventudes y organizaciones de la sociedad civil (OSC) como la Unión de Motociclistas y la Asociación Comercial de Ciclistas. Los entrenamientos fueron llevados a cabo en junio de 2016 en las fronteras de  Guinea/Sierra Leona y Sierra Leona/Liberia, con una participación de un total de 128 funcionarios de seguridad y actores locales comunitarios. Las sesiones de entrenamiento se enfocaron en políticas internacionales, regionales y nacionales que prohíben y criminalizan la trata de niños, y en un camino de referencia para la rehabilitación y reintegración de las víctimas. Las reuniones de tres días se realizaron, primero (simultáneamente) a cada lado de las fronteras, mientras que gracias a una reunión conjunta final permitió a los participantes acordar en mejorar las maneras de colaborar y operar.

 

Hacia una colaboración a muchos niveles

Como un resultado clave de estas sesiones de entrenamiento, se decidió que la trata de personas sería agregada a la agenda de reunión mensual de seguridad de otros países. Esto permitirá a los funcionarios de seguridad compartir de manera regular las actualizaciones sobre sus esfuerzos en la lucha contra la trata de niños y mejorar continuamente su colaboración.

Los funcionarios de seguridad entrenados se reunieron con más de 500 líderes comunitarios y miembros en sus respectivas áreas para fortalecer la colaboración. Los funcionarios de seguridad explicaron que  carecían de efectivos para controlar la totalidad de  las fronteras y que no tenían la intención de inundar las fronteras con más personal de seguridad como si estuvieran en guerra con su país vecino. En cambio, captaron comunidades locales para que tuvieran un rol activo en la prevención de cruces fronterizos ilegales. Había roles a cumplir por parte de líderes comunitarios y juventudes fueron destacadas y se acordó que las comunidades aplicaran el modelo de la “lucha contra el Ébola”, que era muy estricto con respecto al movimiento de extraños a través de las fronteras, con el tema de la trata de personas.  Los jóvenes recibieron con alegría la iniciativa e instaron a los funcionarios de seguridad a que trabajaran en estrecha colaboración con ellos para combatir mejor la trata de niños, el contrabando y otras actividades ilegales.

Los gobiernos locales y los jefes de ministerios encargados de los asuntos de los niños elogiaron la iniciativa propuesta por DNI y alentaron a los funcionarios de seguridad y líderes comunitarios y jóvenes a derivar a ellos cualquier víctima de la trata ya que para la identificación y provisión del apoyo apropiado, cuidado y otros servicios para las víctimas claramente recae dentro de sus mandatos.

 

Para los niños, con los niños

Para consolidar la efectividad de la intervención, DNI recordó que es de fundamental importancia acercarse a los niños en situaciones de riesgo, es decir, aquellos que son objetivos directos de los traficantes.  Junto con los participantes de las sesiones de entrenamiento, DNI alcanzó a niños en 10 escuelas y 4 comunidades, así también como aquellos que venden o deambulan en mercados en zonas fronterizas. Por lo tanto, más de 2.000 niños fueron concientizados  sobre la trata y los posibles riesgos. Por ejemplo, se les recordó que deben ser prudentes y prestar mucha atención cuando hablan con extraños, y evitar dichas situaciones lo máximo posible. También se les explicaron las características fundamentales de los traficantes, como la falsa generosidad y  empatía, concretamente, hacia los niños pobres y vulnerables, y de esta forma, pueden sospechar más fácilmente de ellos y si se les acercan.

En general, la utilidad de la frontera y el programa de fortalecimiento del sistema de protección de los niños va más allá de las habilidades y el conocimiento que se proveen al grupo destinatario. Esta reforzó las relaciones entre las agencias de seguridad y comunidades interesadas, y los posteriores caminos favorecidos para los esfuerzos colaborativos eficientes y efectivos para prevenir y combatir mejor la trata de niños. Sobre todo, también se amplió el conocimiento del programa de las secciones nacionales de DNI que iniciaron este programa sobre las brechas y necesidades de la seguridad en la línea de la frontera y el tipo de programa de apoyo futuro que se debería diseñar.

 

Mira el Departamento de Estado de los Estados Unidos, Trata de personas, informe de 2016: http://www.state.gov/j/tip/rls/tiprpt/2016/index.htm

Esta iniciativa de DNI fue posible gracias al apoyo del  Fondo para los Derechos Humanos Mundiales.