Coalición contra la vinculación de niños, niñas y jóvenes al conflicto armado en Colombia

Por COALICO
 

Contexto del conflicto armado

Al respecto durante el primer semestre del año el Observatorio de Niñez y Conflicto Armado la COALICO (ONCA) registró un aumento del reclutamiento de niñas, niños y adolescentes en un 500% respecto del mismo periodo del año 2019. Se registraron 170 eventos de conflicto armado, de los cuales 50 corresponden a enfrentamientos, amenazas, hostigamientos y otras acciones bélicas que no registraron afectación directa a niños, niñas y adolescentes (en adelante NNA), y 120 eventos que implicaron afectaciones directas a NNA –de acuerdo con las categorías diseñadas a partir de la Resolución 1612 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y sumando para Colombia la categoría de Desplazamiento Forzado–. En comparación con la cifra del mismo periodo durante 2019, si bien, hubo una disminución el en total de eventos de conflicto armado registrados, que para 2019 fue de 266, así mismo se evidencia una disminución en el número de eventos que afectaron a niños, niñas y adolescentes el cual paso de 126 en el primer semestre de 2019 a 120 en el primer semestre de 2020; Peses esta disminución, se identificó un aumento importante en el número de niñas, niños y adolescentes víctimas por las diferentes afectaciones en el conflicto armado que pasaron de 8729 aproximadamente entre enero y junio de 2019 a por lo menos 9594 víctimas en el mismo periodo del año 2020.

Los departamentos donde se registraron el mayor número de eventos de conflicto armado que afectaron de manera directa a niñas, niños y adolescentes fueron: Antioquia (22 eventos); Chocó (16 eventos); Cauca (15 eventos), Valle del Cauca (15 eventos) y Nariño (8 eventos). Frente al delito de vinculación por reclutamiento de niñas, niños y adolescentes al conflicto armado se registraron 40 eventos que afectaron por lo menos a 190 NNA, en comparación con el mismo periodo en 2019, se evidencia un aumento de 7 eventos y por lo menos de 152 víctimas por este delito.

El escenario para las niñas y niños es aún más complejo y con mayor dificultad de respuesta en protección, reacción y seguimiento a causa de la emergencia sanitaria por la pandemia generada por el COVID-19. Esta situación de emergencia, no solo ha aumentado el riesgo de vulneraciones contra ellos y ellas por el conflicto armado, sino del conjunto de los derechos de esta población. Derechos como la educación, especialmente con la capacidad real del sistema educativo para cumplir con el núcleo esencial del derecho cuando de entrada falta cobertura en servicios básicos como energía, redes de comunicación y acceso a internet, entre otras, esta situación es de especial preocupación, sobre todo, porque ello ha contribuido a la deserción escolar de muchos niños, niñas y adolescentes en especial de los territorios más alejados y en su mayoría pertenecientes a pueblos indígenas, comunidades afrocolombianas y población campesina, favoreciendo la oferta de los actores armados en dichos territorios.

También es de alta preocupación la falta de garantías alimentarias, el incremento de la violencia intrafamiliar, los indicadores que hacen referencia a la violencia física y sexual, los impactos psicológicos que se pueden estar presentando en medio del aislamiento, y las medidas -o ausencia de estas-, que se vienen tomando en el marco de los desplazamientos forzados internos de las niñas y niños refugiados y migrantes venezolanos y sus familias, pues sus condiciones de vida se han visto tan deterioradas, que han salido en busca de nuevas oportunidades de trabajo en otras ciudades del país, así como aquellos que han decido retornar hacia Venezuela, pues conciben que en su país podrán estar mejor.

En materia de prevención del reclutamiento se anunció por el gobierno colombiano el plan nacional de acción en la materia el pasado 29 de julio, se espera que empiece a dar resultados en los territorios priorizados y se dé una disminución efectiva en el reporte de casos de reclutamiento que ha venido en incremento en lo corrido de 2020.

Masacres en Colombia

Según la Organización de Naciones Unidas desde la oficina de Derechos Humanos (ONU- DDHH), son 33 las masacres documentadas en el país en lo corrido del año, este organismo señala que restan siete más por documentar. Así mismo, han hecho seguimiento a 97 asesinatos de personas defensoras de derechos humanos, y restan por documentar otras 45. Las más recientes masacres sucedieron entre el viernes 21 y sábado 22 de agosto. Tres en menos de 48 horas. El pasado 21 de agosto, al corregimiento El Caracol, de Arauca capital, llegaron con enorme dificultad las autoridades para levantar los cadáveres de cinco personas. Más tarde, en la noche de este mismo día se confirmó el asesinato de seis personas en El Tambo (Cauca).

This post is also available in: EN, FR

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn