DNI Grecia insta a la UE a que rescate a las niñas y niños no acompañados del Campo de Moria

(c) DCI Greece / Moria Camp

En el ya saturado campo de Moria viven más de 800 niños y niñas no acompañados, expuestos a condiciones nocivas tanto para su salud como protección en general. El mes pasado se registró en este campo un aumento sistemático del número de niñas y niños no acompañados.

Las niñas y los niños no acompañados del campo de Moria se ven obligados a dormir en el suelo y en condiciones vergonzosas debido a la falta de espacios apropiados y hacinamiento que se genera. Los menores no tienen acceso a cuidados médicos ni psicológicos, y su salud física y mental está expuesta a constantes riesgos. El reciente y trágico incidente que resultó en el asesinato y graves lesiones sobre los niños no acompañados a manos de otro dentro de la ‘zona segura’ del campo de Moria, claramente demuestra el impacto devastador del abandono sobre las niñas y los niños no acompañados que se encuentran sometidos a condiciones de vida inhumanas. La incapacidad sistemática para atender a las necesidades de estas niñas y niños y las condiciones de vida a las que están expuestos hoy por hoy en todas las secciones del campo de Moria, empeoran su ya precaria estabilidad psicológica e incrementan el riesgo de más actos de desesperación.

Además, la falta de recursos humanos de los servicios KEELPNO significa que solo se prerregistra a las niñas y niños no acompañados, con lo cual no se pueden registrar debidamente en la oficina de asilo. Esto impacta negativamente en el progreso de asignación de refugios en el continente, así como en los casos de reunificación familiar bajo el Reglamento Dublín III, especialmente si se tiene en cuenta que la mayoría de los estados de la UE solo acepta reclamos de reunificación familiar dentro de los tres a la fecha de prerregistro.

La situación actual del campo de Moria infringe claramente los marcos jurídicos nacionales, europeos e internacionales que reconocen que las niñas y los niños en situación de migración tienen el derecho absoluto a disfrutar de su infancia en un entorno seguro que les brinde cariño y protección. Los Estados miembros de la UE han reconocido, en particular, la vulnerabilidad extrema que enfrentan las niñas y niños no acompañados en situación de migración y han asumido, en principio,  la responsabilidad de protegerlos y con ello garantizar que su vulnerabilidad no les prive de la vida digna que merecen.

Sin embargo, en la práctica las niñas y niños son víctimas de la política europea de inmigración que, en vigor, ha resultado en condiciones tan horrorosas como las que se viven en las islas griegas. El llamado pacto de UE-Turquía, en particular, ha llevado a que decenas miles de personas se encuentren atrapadas en el campo de Moria y lidien con las condiciones aquí expuestas. Entre estas decenas de miles, cientos de ellas son las niñas y niños no acompañados.

 

DNI Grecia hace un llamamiento a los Estados miembros de la UE para que  tomen medidas inmediatas en el rescate a las niñas y los niños  no acompañados del campo de Moria mediante la agilización de los procedimientos de reunificación familiar, su reubicación a otros Estados miembros y la adopción de medidas generales que estén enfocadas a la distribución equitativa de la responsabilidad de Europa frente a aquellos que requieren la protección internacional.

 Mientras tanto, instamos a las autoridades griegas a darle prioridad máxima a la reubicación de las niñas y niños no acompañados en refugios apropiados del continente y que continúen creando más instalaciones. Pedimos también más personal directo, y el fortalecimiento de los servicios de salud pública y de apoyo social de Lesbos y del continente.

Ante los posibles retrasos y una reacción insuficiente a la presente situación crítica, las niñas y niños corren el riesgo de manifestar un comportamiento agresivo y de que sus vidas se encuentren en grave peligro.

Encuentre el Comunicado de Prensa aquí en PDF