Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Una instantánea de éxito: Ebola, curación y reconciliación en Sierra Leona

La curación, reconciliación y recuperación del virus del Ébola ha afectado a niños y familias a nivel comunitario

El caso de Mammy Fatu y de la comunidad Rosanda en el norte de Sierra Leona

 

El brote del virus del Ébola en Sierra Leona ha afectado la vida de más de 12.000 personas, familias y comunidades. Más allá de la propia infección y de la tasa de mortalidad, el virus del Ébola ha creado graves problemas económicos y sociales. La coexistencia pacífica de estas comunidades ha sido socavada, con juegos de culpa y  resentimiento que a menudo han resultado en un incremento de tensiones.

 

La historia de Mammy Fatu y la Comunidad Rosanda en la provincia septentrional de Sierra Leona ofrece un gran ejemplo de los efectos secundarios negativos que el brote de Ébola ha creado.

Todo comenzó cuando Abass Kalokoh , residente de Aberdeen en Freetown , se sentía enfermo y decidió viajar a la Comunidad Rosanda donde vivía su madre para recibir un tratamiento tradicional a base de plantas. A su llegada, informó a la población de Rosanda que había estado en un hospital de Freetown y que nunca dio positivo en los tests del virus del Ébola. Sin embargo, debido a que el hospital no le estaba curando, había comenzado a sospechar que había sido disparado por una ‘pistola de bruja’ y por ello necesitaba un tratamiento tradicional a base de plantas.

Mammy Fatu y su familia

Su madre, Mammy Fatu Kalokoh , contactó inmediatamente a todos los herbolarios en la comunidad para curar a su hijo. Herbolarios junto con miembros de la comunidad hicieron esfuerzos frenéticos para tratarlo, pero no pudieron evitar que Abass muriera dos días después. Posterior a la realización de las pruebas, se comprobó que Abass sí estaba infectado por el virus del Ébola. Todos aquellos que habían entrado en contacto con Abass estaban infectados también y la cadena de transmisión fue extremadamente rápida dentro de la comunidad. Después de su muerte, más de cincuenta miembros de la comunidad se infectaron, de los cuales el 95 % murió.

 

Los miembros de la comunidad Rosanda no perdieron tiempo en expresar su ira hacia Mammy Fatu y toda su familia, no sólo por haber traído el virus a su comunidad, sino también por haberlos engañado respecto a las pruebas del Ébola de Abbas que había dado «negativo» en Freetown antes de su viaje a  Rosanda . Los miembros de la comunidad amenazaron con matar a Mammy Fatu y a todos los miembros restantes de su familia, física o espiritualmente, si trataban de regresar a Rosanda. Después de haber sido infectados, Mammy Fatu y sus familiares fueron llevados al Centro de Tratamiento Matenneh en Makeni. Mientras que Mammy Fatu perdió a cuatro de sus hijos por el Ébola, ella sobrevivió el virus junto con algunos miembros de la familia incluyendo a su hermana mayor, su nuera (esposa de Abass) y cinco hijos de algunos miembros de su familia. Sin embargo, a pesar de que fueron dados de alta de la Unidad de Tratamiento del Ébola (UTE) en marzo de 2015 se vieron obligados a permanecer en el Centro de Atención Provisional (CAP) en Makeni. Muchas agencias intentaron ayudarles para que pudiesen volver de nuevo en Rosanda pero el resentimiento en la comunidad aún no se había superado.

 

Intervención de DNI

Cuando Defensa de Niñas y Niños Internacional – Sierra Leona (DNI-SL) se dio cuenta del caso, decidió incluirlo en su plan de recuperación y curación del Ébola, que es parte de un proyecto más grande llamado «Atención y Apoyo para los niños afectados por el virus del Ébola’ apoyado por UNICEF. DNI-SL trazó un mapa con todas las partes preocupadas por el caso de Mammy Fatu y comenzó a intervenirlos de forma individual. Se celebraron varias reuniones, en las que se escucharon las opiniones de las partes interesadas, proporcionando asesoramiento y discutiendo las posibles posibilidades para el regreso de Mammy Fatu y su familia a la comunidad. DNI  quería crear empatía y fue capaz de convencer a los miembros de la comunidad de que Mammy Fatu también era una víctima, no sólo porque había perdido a sus seres queridos, sino también porque estaba sufriendo por no poder volver a Rosanda y vivir la vida a la que estaba acostumbrada. DNI-SL también informó a los miembros de la comunidad que ella y su familia querían regresar a dicha comunidad para pedir disculpas por los agravios causados ​​y pedir perdón a todos antes de que ella muriera. DNI-SL también explicó a la gente que los hijos restantes de Mammy Fatu se encontraban en mal estado de salud y, a menudo se negaban a comer debido a su sentimiento de culpa. El proceso duró un mes y los grupos que participaron en el proyecto incluyeron: a los jóvenes de la comunidad, a los ancianos incluyendo a los líderes de la comunidad, a los jefes (el jefe supremo y el jefe de sección), a las familias más perjudicadas, a Mammy Fatu y su familia y al Ministerio de Bienestar Social, Género y Asuntos de la Infancia (MSWGCA). En paralelo al proceso comunitario, DNI- SL también proporcionó asesoramiento y apoyo a Mammy Fatu y su familia, ya que constantemente expresaban temor por su seguridad, incluso mientras se alojaban en el centro provisional.

 

 

Cuando el Jefe de la Sección de Rosanda declaró su voluntad de impulsar el proceso de reconciliación hacia adelante, DNI-SL decidió formar un equipo con él con el fin de perpetuar el diálogo dentro de la comunidad. Una asamblea general de la comunidad fue co-organizada por DNI-SL y el jefe de sección, con el consentimiento del jefe supremo. Durante esta reunión, un plan de reconciliación, curación y purificación integral fue desarrollado, en el que se incluyó además el regreso de Mammy Fatu y su familia y la curación y la limpieza de los niños que habían perdido a sus familias por el Ébola. Al final de la reunión, los miembros de la comunidad solicitaron al jefe de sección y a DNI-SL que informaran al jefe supremo y al Distrito del Centro de Respuesta a Emergencias (DCRE) que habían perdonado a Mammy Fatu y a su familia y que estaban listos para recibirlos y reconciliarse con ellos. El lunes 13 de julio 2015, DNI-SL acompañó al jefe de la sección de Makeni para entregar oficialmente el mensaje de la comunidad a la DCRE y expresar la voluntad y la disposición de la comunidad Rosanda de volver a aceptar a Mammy Fatu y a su familia en la comunidad.

 

Reconciliación oficial y purificación en Rosanda

 

El sábado 25 de julio de 2015, DNI- SL en colaboración con MSWGCA, UNICEF y DCRE, organizaron  un evento en Rosanda para hacer oficialmente el traspaso de Mammy Fatu y su familia a la comunidad, junto al jefe supremo de Paki Massabong. Los asistentes del evento fueron: el jefe supremo de Paki Massabong, PC Kabobom II, el jefe supremo de Bombali Shebora, PC Bai Shebora Kassange II, otros líderes y ancianos, dignatarios de UNICEF, MSWGCA, MoHS,  DCRE, DNI- SL, otras organizaciones no gubernamentales,  movilizadores sociales, sobrevivientes y niños y jóvenes.

 

D. Raymond Senesie, Gerente de DNI-SL del Programa en el distrito Bombali, presentó el evento y destacó sobre todo la evolución del proceso de reconciliación hasta ahora.

Doña Josephine, representando al  Ministerio de Bienestar Social, Género y de la Infancia, dijo que “los sobrevivientes del Ébola son pilares estratégicos del Programa de Recuperación del Ébola de Sierra Leona » y que «el estigma no debería ser tolerado si los sobrevivientes pueden contribuir al desarrollo de sus comunidades«.  Doña Josephine añadió que la ceremonia de reconciliación, curación y recuperación para personas afectadas, en especial para Mammy Fatu y su familia, estaba destinada a restaurar la esperanza entre los miembros de la comunidad y que no todo estaba perdido por el Ébola. Concluyó diciendo que «esto les dará la oportunidad de aprender de sus errores individuales y prevendrá cualquier otra propagación del virus”.

También se hicieron declaraciones por parte de Doña Olivier Angelique (UNICEF), miembros de la DCRE, World Hope International (en nombre de movilizadores sociales), el presidente de los Sobrevivientes de Bombali y el líder de una de las familias más afectadas.

 

El jefe de DCRE entregó a Mammy Fatu y a su familia ante el Jefe de la comunidad. En nombre de la jefatura, PC Kabobom 11 de Paki Masagbong dijo: «este es un día histórico y si nosotros no los aceptamos ¿quién lo hará por ellos? Vivamos una vez más en paz y armonía”. Él, además, advirtió a todos aquellos que intentaran intimidar a Mammy Fatu y a su familia que las» leyes de la región serán impuestas si alguien hace cualquier intento de abusar de los supervivientes del virus del Ébola o de personas afectadas en la comunidad » y aconsejó a Mammy Fatu y a otros sobrevivientes a ser tolerantes y no tener en cuenta los comentarios y chismes secundarios.

«Vivamos una vez más en paz y armonía«

 

Mammy Fatu, en nombre de su familia, agradeció a los jefes de la comunidad, a DNI- SL y a toda la comunidad por traer de nuevo sonrisas a su cara después de un período agotador. Pidió a todos que la perdonaran  y pidió perdón especialmente a los niños por la pérdida de sus familias.

 

El punto culminante del evento fue la realización de una ceremonia tradicional / cultural/ espiritual para purificar a Mammy Fatu, a su familia y a los niños huérfanos. La ceremonia involucró oraciones, seguidas por gotas de agua salpicadas sobre los huérfanos, Mammy Fatu y su familia. Según la tradición, esto se hace para apaciguar a los muertos y desconectarlos de los miembros vivos de su familia, afirmando que si esta ceremonia no hubiera tenido lugar, los niños continuarían viendo a sus familiares muertos en sueños, afectando por lo tanto, su salud y su estado mental. Al final de la ceremonia, Mammy Fatu fue llevada a su casa por MSWGCA, DNI- SL, UNICEF y los jefes y se le proporcionaron algunos suministros de reasentamiento como colchones, alimentos y artículos de aseo.

DNI- SL está planeando seguir apoyando a Mammy Fatu y a su familia, proporcionándoles una beca para participar en actividades de recuperación económica.

This post is also available in: EN, FR